Proudly Made In Bloomfield

Proudly Made In Bloomfield

A Traves de las Puertas de la Llave de Plata. H.P.Lovecraft.

"Ni la muerte, ni la fatalidad, ni la ansiedad, pueden producir la insoportable desesperación que resulta de perder la propia identidad."

#2: Las guerras siempre interrumpen cuando menos te lo esperas.

Antes de SarosPosted by Xabier Ugalde 17 Jul, 2018 23:10:35

La experiencia en las Rock&Rol del 2016 había sido excelente y el feedback que recibí de aquellos que jugaron o se leyeron Manor Peak fue muy bueno. El módulo había gustado mucho y los nervios, la vergüenza y el miedo de hacer público mi primer trabajo y que no gustase o no diese el nivel que quería se fueron esfumando poco a poco.

Cuando me enteré de que en la siguiente edición de las jornadas volvería a haber concurso de módulos, pensé que me apetecía presentar otro. En aquella época ya sabía que se iba a publicar en castellano el Acthung Cthulhu!, algo que me flipó bastante, ya que es un juego al que tenía muchas ganas por aunar dos de mis grandes aficiones: La llamada de Cthulhu y la Segunda Guerra Mundial. Así que tenía claro que haría un módulo ambientado en la segunda guerra mundial. El único resquemor que me había quedado con Manor Peak es que francamente, era largo de jugar en unas jornadas, así que esta vez buscaba hacer un "one shot" puro orientado a jugarlo en jornadas. Ese módulo sería "Cruces de Guerra". (Pincha en la portada para descargarte el módulo).


Si Manor Peak se podía considerar un módulo de Cthulhu purista, en este nuevo módulo quería hacer algo más pulp, más aventurero o peliculero, si se prefiere.

Con Cruces de Guerra disfrute enormemente del proceso creativo. Dado que el modulo debía presentarse con 4 personajes pre generados, lo primero que pensé es que me gustaría mucho que el grupo de personajes fuese la dotación de un blindado. Buscando información acerca de los blindados de la época, reparé en que no había muchos carros en los que la dotación fuese de 4 miembros, siendo generalmente menores. Uno de los que sí tenía esa característica era el poderoso Char B1 del ejército francés. No me hacía especial gracia que los personajes fuesen soldados franceses (lo siento franceses, pero la épica no os acompañó demasiado en esta guerra), cuando me topé con la historia de Pierre Billotte, comandante de un poderoso Char B1 llamado "Eure", uno de los pocos héroes del ejército francés durante el conflicto.


De familia castrense, su padre fue un alto cargo del ejército francés. Pudiendo tener una posición más cómoda como oficial del estado mayor antes de que comenzase la guerra, Billote solicitó ingresar en la academia que formaba a los tanquistas. Cuando el ejército alemán comenzó a invadir Francia, se batió el cobre junto a su tripulación en una refriega en el pequeño pueblo de Stonne contra fuerzas alemanas netamente superiores. Destruyeron multitud de carros enemigos ya que Billotte y sus hombres se aprovecharon de la ventaja que confería el blindaje superior de "Eure", el cual no pudieron atravesar los más de 100 impactos que recibieron, para terminar acabando con las fuerzas enemigas presentes en Stonne.

Había decidido que la primera parte del módulo trataría sobre la escaramuza de Stonne. Quería que esa parte fuese trepidante, que los personajes fuesen partícipes de la épica situación. Para ello ideé una mecánica de uso del Char B1, en la que los cuatro personajes participaban en las posibilidades de éxito de los ataques que efectuaban, reforzando un poco la sensación de grupo. Cada uno tiene su función dentro del blindado y todas eran importantes, no solo la del comandante.

A partir de ahí solo tuve que ir tirando del hilo para construir la historia, y la verdad es que todo fue surgiendo con bastante naturalidad y fluidez. El monasterio de Saint-Pierremont, el ataque de esas extrañas fuerzas alemanas (que hacen el módulo fácilmente adaptable a Achtung Cthulhu!) o la petición del Abad a los personajes fueron abriéndome el paso hacia el núcleo de la trama: la existencia del Enchiridion como impío libro devorador de almas, la historia de Nasim el constructor y las pruebas que quería meter para darle ese toque peliculero a lo Indiana Jones.

Cuando terminé el primer borrador con la estructura completa revise su longitud, ¡e voila! había conseguido que encajase sobradamente en la longitud requerida. Bien es cierto que ese año la longitud del concurso se incrementó hasta las 8.000 palabras, lo que me dejó cierto margen. Incluso pude permitirme el lujo de incluir un sistema de puntuaciones, en función de los logros y el desempeño de los personajes, algo que siendo una aventura diseñada para jugarse en jornadas, me pareció interesante. Finalmente decidí que el módulo se llamase Cruces de Guerra, en honor a la condecoración del mismo nombre que recibieron Billotte y sus camaradas por semejante gesta.


El playtesting fue francamente divertido, y corroboró que el módulo funcionaba bastante bien y que se ajustaba en el desarrollo de los tiempos a una sesión de juego. Los cambios que realicé tras el playtesting fueron menores, aunque siempre es necesario llevar a la mesa un módulo para comprobar que todo está en su sitio, que las costuras no se deshilachan y que no se te ha pasado por alto nada de especial importancia.

Con el módulo presentado tomé dos importantes decisiones. La primera, que por el momento no seguiría participando en el concurso. Esos dos años me habían venido muy bien para fogearme, pero ahora el cuerpo me pedía algo más. La segunda es que tenía claro que era lo que el cuerpo me pedía: Quería volver a Bloomfield, quería retomar el universo de Manor Peak por que tenía una historia que contar. Algo que no podría resolver en un solo modulo, ni en dos... algo mucho mayor que todo eso. Había decidido que iba a escribir la historia que llevaba unos meses rondándome por la cabeza.

¡Comenzaba el tiempo de La Sombra de Saros!



  • Comments(0)//madeinbloomfield.lasombradesaros.com/#post2